ARTROSCOPÍA

Consiste en la visualización de una articulación, como puede ser la rodilla, con el fin de observar el menisco y el resto de su anatomía interna. Esto se logra con el uso de un artroscopio, un instrumento parecido al endoscopio, de menor longitud, y adaptado de cierta forma para ser más utilizable en una articulación. Existen dos formas de artroscopia: la terapéutica y la diagnostica.

¿Cuándo se realiza una Artroscopia?

Es un tipo de cirugía que, por sus características de mínima invasión, ofrece múltiples beneficios. Es especialmente útil para intervenir articulaciones como la rodilla, el hombro, la cadera, el codo, el tobillo o la muñeca. Las principales intervenciones que realizamos con esta técnica son:

  • Cirugía artroscópica de menisco
  • Artroscopia de rodilla o Cirugía de reconstrucción de Ligamento Cruzado
  • Cirugía de cadera
  • Cirugía de hombro
  • Cirugía de tobillo
  • Cirugía de muñeca

Ventajas de la Artroscopia.

Una de las principales ventajas de la artroscopia para el paciente radica en que, para llevarla a cabo, se necesita practicar incisiones realmente pequeñas. Al tratarse de una técnica mínimamente invasiva, la estancia hospitalaria es menor y la recuperación es mucho más rápida y las complicaciones de la artroscopia son mínimas. La mayoría de los pacientes intervenidos pueden abandonar el centro quirúrgico el mismo día de la operación. Además, las pequeñas incisiones ofrecen mejor resultado estético, sobre todo en zonas expuestas del cuerpo. Sin embargo, vale la pena recordar e insistir en el hecho de que los pacientes que se someten a cirugía artroscópica pueden tener diagnósticos muy diferentes y condiciones particulares previas que condicionan su estancia en el hospital y su tiempo global de recuperación.

Incovenientes de la Artroscopia.

Si bien es cierto que la artroscopia ofrece solo ventajas, debemos tener en cuenta que, aunque mucho menos invasivo, es un procedimiento quirúrgico como cualquier otro y, por tanto, debe ser desarrollado sólo por cirujanos especialistas en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Durante una artroscopia pueden surgir problemas imprevistos o la necesidad de abrir la articulación si resulta imposible resolver el problema mediante las pequeñas incisiones. En estos momentos, sólo un cirujano que domine también el resto de las técnicas quirúrgicas de la especialidad podrá llevar a buen término la intervención.

Abrir chat